Soja sí, indígenas no

Por Darío Aranda

 

Casa de Gobierno. Mediodía del 27 de abril. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anuncia por cadena nacional el envío al Congreso de un proyecto de ley para regulr la venta de tierras a extranjeros.

A 700 metros de allí, la comunidad qom La Primavera cumplía cuatro meses de acampe en la avenida 9 de Julio y 48 horas de huelga de hambre. No solicitan dádivas. Exigen que se cumpla la ley (artículo 75, inciso 17 de la Constitución Nacional, y Convenio 169 de la OIT, de rango supralegal). Y piden justicia por la represión del 23 de noviembre de 2010, donde la policía provincial (en complicidad con Gendarmería Nacional) hirió a ancianos, mujeres y hombres. Y asesinó a Roberto López, abuelo qom de 62 años.

El principal problema de campesinos e indígenas no es la extranjerización, sino el modelo agropecuario que en la última década avanzó sobre todo lo que se interpuso.

En 2001 se sembraron en el Argentina 10 millones de hectáreas con soja. En 2003 había 12 millones. Luego de siete años de kirchnerismo ha llegado al récord de 19 millones de hectáreas con monocultivo de soja, el 56 por ciento de la tierra cultiva. Nunca antes la soja había crecido tanto.

“Corrimiento de la frontera agropecuaria”, festejan los técnicos y funcionarios. En la cotidianidad del campo implicó desalojos tan violentos como masivos. El Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI-Vía Campesina) estima un piso de 200 mil familias rurales expulsadas por el avance sojero. Donde el MNCI tiene gran presencia, como en Santiago del Estero y Córdoba, las topadoras suelen estar al servicio de pooles de siembra y de la Mesa de Enlace (sobre todo Federación Agraria, Sociedad Rural y Confederaciones Rurales Argentinas).

Ni el gobierno nacional ni los provinciales tienen cifras sobre los conflictos rurales originados por el avance de los agronegocios.

 

Leer completa Soja sí, indígenas no

Fuente Darío Aranda – 1º/05/2011

 

Anuncios

“Exigimos respeto”. Los derechos de los Pilagá del Bañado La Estrella

Por Amnistía Internacional

 

“En 1997, la vida de los hombres y mujeres pilagá de la comunidad de El Descanso, ubicada en las cercanías del bañado La Estrella, en la región del Chaco argentino, sufrió un cambio radical. El gobierno de la provincia de Formosa llevó a cabo la construcción de un proyecto de infraestructura destinado a derivar las aguas del bañado La Estrella a una serie de canales construidos en la comunidad misma y en sus zonas adyacentes. Las obras de construcción se realizaron sin el consentimiento previo de la comunidad, sin las debidas precauciones, y de acuerdo a la comunidad provocaron, entre otros, la inundación de las tierras, la profanación de los cementerios, y la disminución de peces y otros recursos naturales.

Durante más de ocho años, el Estado argentino se ha negado a entablar un diálogo constructivo sobre los motivos de preocupación de la comunidad y ha negado también la existencia de cualquier impacto negativo de la obra en el ejercicio de sus derechos. Este informe describe cómo en El Descanso, el Estado violó y está violando varios derechos establecidos en normas internacionales adoptadas para proteger los derechos de los pueblos indígenas y, principalmente, el derecho al consentimiento libre, previo e informado y el derecho a las tierras, territorios y recursos naturales. Estas violaciones, a su vez, se suman a las dificultades y los obstáculos que los habitantes de El Descanso han encontrado para lograr que su voz sea escuchada y para acceder a la justicia. La actitud del gobierno de negar toda afectación y no abrir un diálogo de buena fe con la comunidad ha contribuido, no sólo a estas violaciones de derechos, sino también a reforzar la situación histórica de discriminación, exclusión y pobreza en la que viven muchas de las comunidades indígenas de la Argentina.”

Con este informe de Amnistía Internacional seguimos aportando información sobre la real situación de nuestros pueblos originarios, quienes más allá de ciertos discursos donde son reivindicados siguen sufriendo en carne propia el la expropiación de sus tierras y el ninguneo de un Estado para el que la palabra y cosmovisión originaria sigue sin tener lugar.

 

Leer completo “Exigimos respeto”. Los derechos de los Pilagá del Bañado La Estrella

Fuente Amnistía Internacional – Abril del 2010

Movimientos Sociales, matrices socio-políticas y nuevos escenarios en América Latina

Por Maristella Svampa

En palabras de la autora En el presente artículo nos proponemos indagar algunas de las tendencias que marcan el actual paisaje socio-político latinoamericano, sobre todo en lo que compete a la relación entre movimientos sociales, matrices político-ideológicas y gobiernos. Para ello, en primer lugar, presentaremos un examen del cambio de época que caracteriza a la región, en un análisis que apunta a subrayar el carácter ambivalente de la actual transición latinoamericana. En segundo lugar, proponemos una aproximación analítica a las diferentes tradiciones o matrices político-ideológicas que atraviesan el espacio militante contestatario. Por último, haremos un recorrido por algunos de los datos más relevantes que presenta la región, a través del análisis de cuatro tendencias: en primer lugar, el avance de las luchas indígenas, en segundo lugar, la consolidación de nuevas figuras de la militancia; en tercer lugar, la reactivación de la tradición nacional-popular; por último, el retorno de una fuerte narrativa desarrollista, asociada tanto a gobiernos progresistas como aquellos de carácter más conservador y neoliberal.”

Más allá del lenguaje un poco amañado de la presentación, este es un material que nos parece muy bueno para abrir debates sobre el tiempo que nos toca vivir en Latinoamérica, el rol y las encrucijadas en que están los movimientos sociales y los nuevos actores y contradicciones que aparecen en nuestro andar con brújula a la emancipación.

Leer completo Movimientos Sociales, matrices socio-políticas y nuevos escenarios en América Latina

Fuente: Maristella Svampa – 2010

A %d blogueros les gusta esto: