La disputa por el desarrollo

Por Maristella Svampa

“No se si hay un ecologismo infantil,     

pero sí creo que hay un desarrollismo senil”      

J.Martinez Allier (2008)      

Versión ampliada y actualizada del texto publicado en el libro Cambio de época. Movimientos sociales y poder político, Buenos Aires, Siglo XXI, agosto de 2008, bajo el título, “La disputa por el desarrollo. Territorios y lenguajes de valoración”.

En el presenta artículo nos proponemos abordar algunos aspectos de la compleja trama en la cual se inserta la disputa por el desarrollo en América Latina, a través de diferentes vías analíticas. En las últimas décadas el escenario regional y global cambió ostensiblemente.

En nuevos contextos y debates internacionales, se fue ampliando el arco temático y se fueron incorporando otras dimensiones ligadas al desarrollo, como el tema ambiental, la cultura, la dimensión humana y social, entre otras. Por un lado, la crisis de la idea de modernización (y por ende, del desarrollo como progreso industrial), en su versión hegemónica, abrió un nuevo espacio en el cual se fue cristalizando el rechazo y la revisión del paradigma del progreso y la sociedad industrial de consumo.

No es casualidad, entonces, que en este escenario de reprimarización de la economía, caracterizado por la presencia desmesurada de grandes empresas transnacionales, se hayan potenciado las luchas ancestrales por la tierra, de la mano de los movimientos indígenas y campesinos, al tiempo que han surgido nuevas formas de movilización y participación ciudadana, centradas en la defensa de los recursos naturales (definidos como “bienes comunes”), la biodiversidad y el medio ambiente; todo lo cual va diseñando una nueva cartografía de las resistencias, al tiempo que coloca en el centro de la agenda política la disputa por lo que se entiende como “desarrollo sustentable”.

Descargar completo La disputa por el desarrollo…

La Otra Campaña

 Miguel Mirra (coompilador)

Editado por Editorial El Colectivo y Ediciones del Movimiento

 

Como documentalistas siempre elegimos el medio audiovisual para interrogar e interrogarnos sobre la realidad social a registrar y transformar. Pero esta vez las imágenes y sonidos de un documental nos parecieron insuficientes para exponer las respuestas a las preguntas que queríamos hacer. Preguntas dirigidas a luchadores sociales e intelectuales orgánicos de nuestros sectores populares que respetamos y admiramos pero que son sistemáticamente ignorados o silenciados a un lado y otro del sistema político. Entonces surgió la idea de un libro que documentara sus respuestas y al que llamamos La otra campaña para que en su sonoridad y contenido simbólico se develara claramente el núcleo rebelde y obstinado del que había partido. Y empezamos a caminar preguntando.

En cuanto a los textos, los hay de orden literario, filosófico y político; de reflexión, debate y polémica; de poetas y artistas, de intelectuales y de militantes sociales y populares; textos que apelan a la razón y al sentimiento, a la deducción y a la intuición, a la teoría y a la ética.

Textos que abren la posibilidad de construir una red de interacciones en busca de unidad en la diversidad y acuerdo en la diferencia para construir una herramienta común de lucha por el país que queremos, el país que soñamos.

 

Descargar completo: La Otra Campaña

Inversiones chinas en Argentina: claves del nuevo escenario energético

Por OPSur

El año pasado China fue el mayor inversor extranjero en el país, principalmente, mediante compras y fusiones con grupos locales del sector hidrocarburífero.

Numerosos analistas internacionales dan por finalizado el mundo unipolar comandado por Estados Unidos –el “sheriff solitario”, como lo denominara el intelectual conservador estadounidense Samuel Huntington-, a partir de la emergencia y consolidación del grupo BRIC, integrado por Brasil, Rusia, India y China, que liderará en los próximos años el crecimiento económico mundial. En este grupo se destaca particularmente el gigante asiático y ex-comunista, la República Popular China.

“Tasas chinas” es sinónimo de un ritmo de crecimiento económico vertiginoso: desde el año 2000 su Producto Bruto Interno aumenta en un promedio de 10% anual y se proyecta que siga este curso para los años venideros, superando a EEUU en 2016. Mundialmente el país se ha coronado, al cabo de pocos años, como el mayor exportador, la segunda economía y el segundo productor manufacturero. Estos drásticos cambios en su estructura interna redundan, lógicamente, en su consumo energético, que aumentó un 400% entre 1980 y 2008. Estos ritmos de crecimiento y consumo energético orientan al gigante asiático a asegurar su provisión de recursos en el globo. En los últimos años, sus empresas han avanzado fuertemente en compras y fusiones de compañías petroleras, mineras y agroindustriales, entre otras.

La provisión de energía que garantiza a China su creciente importancia mundial ha tenido repercusiones en nuestro país. Por un lado la unión entre Bridas y China National Offshore Oil Company (CNOOC), que actualmente controlan la segunda petrolera más importante en territorio nacional, Pan American Energy; y, por otro, la venta de Occidental Argentina -subsidiaria de la norteamericana Oxy- a China Petrochemichal Corporation (Sinopec Group). Ambas, con fuerte presencia en la cuenca del Golfo San Jorge, hacen prever inversiones sustanciales en el sector, corriendo la frontera petrolera hacia el mar.

Leer completa: Inversiones chinas en Argentina, claves del nuevo escenario energético.

Fuente: Observatorio Petrolero Sur – 16/06/2011

Falsas soluciones y profundización del modelo.

Acerca del Proyecto de ley sobre “extranjerización de tierras” presentado por el Poder Ejecutivo Nacional.

el Ministro de Agricultura con representantes chinos

Por Grupo de Reflexión Rural (GRR)

Como GRR, entendemos que lo primero que debe quedar en claro a la hora de hablar de “extranjerización de tierras rurales”, es que las variables que deben ser consideradas en la discusión no pueden centrarse únicamente sobre la propiedad de la tierra, en la medida que al hacerlo caeríamos en un reduccionismo malicioso que nos enarbola tras un supuesto nacionalismo confuso, porque limita el problema a la discusión sobre los nombres que deben figurar en los registros de tierras (dueños argentinos), mientras permite que el manejo y control de las tierras puedan seguir en poder de los grandes capitales.

Cuando hablamos de luchas contra la “extranjerización de tierras”, la propiedad no es el único punto a considerar. El uso de esas tierras, la producción, la vida misma sobre ellas, su manejo y control, son aspectos tanto o más importantes que la propiedad de las mismas. Basta recordar que desde el Censo Nacional Agropecuario (CNA) del 2002 se señalaba la disminución de la cantidad de hectáreas explotadas por sus propietarios (que entonces era -8,4 millones de hectáreas) y el crecimiento de la superficie explotada bajo distintos tipos de contrato, especialmente, el arrendamiento. En estas condiciones, la participación de asociaciones de hecho como los “pooles de siembra” ha sido preponderante. Hoy en día tenemos menor cantidad de productores pero con mayores extensiones de tierra y nivel de capitalización.

En ese contexto, que los extranjeros no puedan tener la propiedad de las tierras, pero sí permitirles el uso, explotación y control de ellas, parece una disposición absurda o al menos una contradicción in situ.

No nos confundamos, este tipo de simulacros en defensa de lo Nacional, adormecen nuestra conciencia popular, al engañarnos con textos de leyes que parecen proteger nuestros bienes naturales en salvaguarda dela Soberanía, pero que, en realidad, resultan ser meras distracciones o cortinas de humo, mientras se profundiza la entrega del control y manejo de nuestras tierras.

Leer completa: Falsas soluciones y profundización del modelo: Acerca del Proyecto de ley sobre extranjerizacion de tierras

Fuente Grupo de Reflexión Rural – 11/09/2011

La ecología política del progresismo sudamericano: los límites del progreso y la renovación verde de la izquierda

Por Eduardo Gudynas

Los diferentes aspectos considerados a lo largo del presente ensayo, muestran que la temática ambiental impone interrogantes y cuestiones que ponen en tensión las corrientes políticas contemporáneas. El amplio abanico de la izquierda no escapa a esa circunstancia, aunque posiblemente las tensiones sean allí más intensas precisamente porque ésta se encuentra con muchas corrientes verdes en su compromiso con la igualdad y la justicia.

Los gobiernos progresistas representan, sin duda, cambios sustanciales, y se acercan a la tradición de la izquierda por sus esfuerzos en combatir la pobreza. Pero por otro lado, se mantienen dentro del proyecto cultural de la modernidad: generan sus propias estrategias de desarrollo, pero siguen atados a la ideología del progreso.

Sin embargo, la crisis ambiental pone en entredicho la viabilidad de un progreso perpetuo. Simultáneamente, diversos conflictos y protestas ciudadanas, especialmente frente al extractivismo, alertan sobre la continuidad de los impactos sociales y ambientales.

De esta manera, se desemboca en una situación donde el ambientalismo de izquierda le pide al progresismo sudamericano que sea menos “progresista” y más de “izquierda”. Esto implica comenzar a desmantelar la ideología del progreso, por lo cual la tarea de renovación verde de la izquierda es tanto política como cultural, y comenzar a sopesar transiciones a un desarrollo post-extractivista. Será necesaria una actitud de mayor apertura, para dialogar con los saberes indígenas y tradicionales, y con nuevas miradas conceptuales, como las críticas del feminismo. Estos y otros componentes indican un camino que en su esencia es una crítica transformadora del proyecto de la modernidad.

Estas tareas no son sencillas, y por cierto existen tradiciones, costumbres y hasta recelos que tienen una larga historia, pero que necesariamente deberán ser superados. Es que en América Latina, la izquierda tiene que ser necesariamente verde para mantener su espíritu y abordar los desafíos del siglo XXI.

Leer completa La ecología política del progresismo sudamericano: los límites del progreso y la renovación verde de la izquierda

Fuente: SinPermiso nro.8 – Diciembre 2010

Entrevista a Amador Fernández-Savater

Los apuntes de la acampada

Por Verónica Gago

 

El movimiento del 15-M abrió en España una secuencia de ocupaciones de plazas, asambleas masivas y protestas de todo tipo. De una ciudad a otra se replicó en pocos días esa tecnología compleja de la acampada, armando comunidades al aire libre en las que se cocinaba, se fabricaban guarderías y bibliotecas, se discutía horas y horas, y se ponía en común la experiencia de la crisis. “Democracia real ya” fue la consigna clave gritada acá y allá pero también lo que se buscaba experimentar en esas plazas autogestionadas. Amador Fernández-Savater (Madrid, 1974) fue un atento y lúcido cronista de esas palabras nuevas que empezaban a rondar por la Puerta del Sol. Escribió una secuencia de “Apuntes de la acampada” en el periódico Público que tuvieron miles de lectores. Esos apuntes revelaban, sin embargo, un entrenamiento en la escucha: Fernández-Savater estuvo involucrado en el movimiento ciudadano que se originó tras los atentados del 11-M y de allí salió el libro colectivo Red Ciudadana tras el 11-M; cuando el sufrimiento no impide pensar ni actuar. Además, dirigió durante años la revista Archipiélago y actualmente es editor de Acuarela Libros. Se lo puede escuchar también semanalmente, haciendo “filosofía de garaje”, en el programa radial Una línea sobre el mar.

 

Leer completa la Entrevista a Amador Fernández-Savater

Fuente: Página 12 – 29/08/2011

Agronegocios o Derechos Humanos

Por Darío Aranda

Pocos pueden oponerse a que en Argentina se legisle sobre la venta de tierras a extranjeros. Sobre todo, no se opondrán quienes impulsan el actual modelo agropecuario porque una ley de ese tipo no afecta ningún interés de los ganadores del modelo de agronegocios actual (donde la soja es sólo su cara más visible).

Regular la extranjerización de tierras no combate el corazón de la injusticia rural: la concentración de la tierra. Muy pocos tienen mucha tierra. La gran mayoría tiene muy poco.

El Censo Agropecuario de 1988 revela había en el país 422.000 explotaciones agropecuarias, que disminuyeron a 318.000 en 2002 (un 24,6 por ciento menos).

La investigación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), “La tierra en Argentina”, de Marcelo Sili y Luciana Soumoulou, resume: “Desde el punto de vista de la estructura agraria, la distribución de la tierra es sumamente inequitativa”. Y revela que el 2 por ciento de las explotaciones agropecuarias controla la mitad de la tierra del país. Mientras que el 57 por ciento de las explotaciones cuenta sólo con el 3 por ciento de la tierra.

Leer completa Agronegocios o derechos humanos

Fuente Darío Aranda – 06/09/2011

A %d blogueros les gusta esto: