Autocracia, el motor eterno

El auto es el león del horizonte aspiracional de la economía; el medio de transporte que lo inunda todo. Con más de 800 mil unidades fabricadas y vendidas por año, Argentina acelera en un ranking de múltiples implicancias. Advertencia: no es fácil arriesgarse al vértigo de las líneas que siguen.

Por Agustín Valle, en diálogo con Rubén Mira

 

(…) Los países, las regiones, los lugares, pueden tener crisis esplendorosas, así como bonanzas empobrecedoras.

Y no sólo las penurias y explotaciones de un orden social merecen ser criticadas. Los cambios sociales son disidencias fácticas a los modelos de felicidad dominantes, al régimen objetivado del deseo. Al fin y al cabo, decía Saint‐Just el jacobino, solo luchamos por lo que amamos; todo lo demás es consecuencia. Aceptamos el panorama de bonanza. Pero no habitamos panoramas, sino el medio.

Buenos Aires arde de vitalidad; Buenos Aires no da para más.

(…) La vida atada con alambres pero con auto propio: la imagen despótica del progreso, de participación en el mundo, de ocupación de un sitio en la escala social ‐alto, bajo, en cualquier caso incluido. Imagen interesante la del PuenteLa Noriaviernes al atardecer: allí, dondela General Pazcierrala Capitalcontra el Riachuelo, se extiende la marea de autos embotellados, mezclándose los blindados que van a los countries del sur con las unidades ochentosas que andan y traen cuerpos a los que el centro metropolitano da trabajo. Todos esperando en ese ningún lugar, tan quietos, tan parados, que se oyen los ecos, traídos con el viento, del Autódromo Calvez, donde esa noche se pisa a fondo porque se corre el cuarto de milla, y acaso tan solo escuchar ese eficaz ronroneo de las picadas amenice el despelote. ¿Es esta subjetividad automotriz el régimen aspiracional público propio de una resignación ciudadana? La prosperidad resultante de la derrota de la revuelta de 2001. Derrota de su fuerza revoltosa, porque su rabia consumista, puse dólares quiero dólares y déme dos, goza de rozagante salud. Es decir, el orden ulterior hace su propio 2001, reivindicándolo como gestor del presente orgullo argentino: un capitalismo serio. Acumulación de autos, síntoma de nuestra pobreza.

 

Leer completa Autocracia, el motor eterno

Fuente: revista Crisis nro.9 – Mayo/Junio de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s