“Los que estamos en las ciudades tenemos que replantearnos que los alimentos son un tema de todos”

Conversamos con Silvia Ribeiro, integrante del ETC Group (Grupo de Acción en Erosión, Tecnología y Concentración) y del comité editorial de la Revista “Biodiversidad, sustento y culturas”.

2-SR08-color

El fracaso del paquete tecnológico de siembra directa de semillas transgénicas con aplicaciones masivas de agrotóxicos, es categórico. Ninguno de los slogans que el agronegocio enarboló para instalarse queda en pie y, en la Argentina, la imagen 20 años después es desoladora. Aún así, para este modelo recapitular no es opción, y huye hacia adelante desarrollando tecnologías cada vez más agresivas con la naturaleza de la que los seres humanos somos parte. Mediante nuevas técnicas de edición genómica se han podido desarrollar herramientas capaces de alterar las leyes de la herencia, y por lo tanto, producir modificaciones permanentes en los ecosistemas; sea introduciendo nuevas especies de insectos, animales o plantas en la inabarcable complejidad natural, también capaces de llevar especies o poblaciones enteras a la extinción…

El alumbramiento de esta tecnología ha dejado atónito a buena parte del mundo científico al hacerse evidente su capacidad de daño, no sólo en los ecosistemas naturales y agrícolas, sino también por su potencial uso como arma.

Estos desarrollos llegan en un momento de fuerte concentración empresaria que anuncia el nacimiento de mega-corporaciones integradas verticalmente, desde la semilla hasta el seguro agrícola; que amenazan jaquear aún más la Soberanía Alimentaria de nuestros pueblos.

Aún en este escenario ya difícil, y con nuevas tormentas que se vislumbran, en los abajos del mundo se produce la gran mayoría de lo que nos alimenta, y es donde se urden las tramas desde donde resistir el embate y abrir el debate profundo sobre nuestras formas de estar en esta tierra.

Sobre todas estas cuestiones conversamos con Silvia, quizá de las personas que más saben al respecto en el mundo.

Leer completa Los que estamos en las ciudades tenemos que replantearnos que los alimentos son un tema de todos

Anuncios

“Nunca va a haber justicia social mientras la tierra esté en pocas manos”

Conversamos con Benigno López y Héctor Agüero del Frente Nacional Campesino.

fnc

En apenas 5 letras “campo” es una palabra capaz de convocar a su alrededor las imágenes más diversas, y desatar los debates más encarnizados. Toda nuestra historia la encontró dividiendo aguas y resumiendo muchos de sus momentos más dolorosos y terribles. Ahora mismo sigue siendo así aunque la enorme mayoría nos apiñemos en grandes conglomerados urbanos, y lo que pasa más allá del asfalto pueda parecer cosa de otro mundo.

Esto que llamamos Argentina, consolidado territorialmente sobre el genocidio de los pueblos originarios, tiene enormes extensiones del suelo más fértil del mundo, con diversidad de ambientes y climas como casi ningún otro lugar. En los últimos 20 años, de la mano del agronegocio, eso que se dice “campo” cambió totalmente. Desbordando zona pampeana, el paquete de siembra directa de semillas transgénicas y aplicaciones masivas de agrotóxicos, fue empujando la frontera agrícola hacia zonas inéditas desplazando todo: lo que queda de bosque nativo; tambos, ganadería, otras producciones; comunidades campesinas e indígenas, y con ellas toda otra forma de entender y habitar los territorios por fuera de las lógicas de mercado. El “granero del mundo” pasó a producir commodities que pueden alimentar desde chanchos chinos hasta motores. Así, junto a cada hectárea ganada para el agronegocio, fueron alambrando también la palabra “campo” y, como en el territorio, dejando afuera de ella todo lo que no sea a su imagen y semejanza.

Más allá de las grandes extensiones de commodities fumigados, más allá de los sentidos que se cierran y clausuran; hay gente que dice otra cosa al decir “campo” y desde ahí plantea otra forma de estar en la tierra y de vincularse con lxs que habitamos los pueblos y ciudades. A pocos días de reunirse en Buenos Aires, recuperamos un diálogo muy reciente con Benigno y Héctor, referentes del Frente Nacional Campesino.

Leer completa “Nunca va a haber justicia social mientras la tierra esté en pocas manos”

“Las docentes rurales somos testigos directos del costo humano de este sistema basado en transgénicos y venenos.”

Conversamos con Ana Zabaloy, docente y psicopedagoga, integrante de la Red de Docentes por la Vida de la Provincia de BsAs.

ana-3

¿Qué harías si un día tu hijx vuelve de la escuela y te cuenta que mientras estaban escribiendo o dibujando, pasó un hombre fumigando entre los pupitres? ¿Podemos desde las grandes ciudades dimensionar la locura de que prácticamente todas las escuelas rurales sean fumigadas? ¿Cómo podemos naturalizar que parte de los millones de litros de agrotóxicos que se usan en Argentina terminen sobre toboganes, calesitas y subibajas; en bebederos y tanques de agua; en sus cuerpitos que se abren a la vida?

Quizá para tratar de entender haya que buscar en la forma de mirar de quienes sostienen este modelo de agronegocios, obnubilados por el deseo de extensiones ininterrumpidas de commodities… Campos sin agricultores ni ranchos, sin montes ni otros cultivos que “molesten” el avance arrollador de lo único que tendría sentido. Campos sin “atraso”. Quizá en esos delirios una escuela rural y un puñado de chicos estudiando sean un estorbo más y, como si fueran otra “maleza” o “plaga” a combatir, su destino sea ser fumigados.

Durante el 8vo. Encuentro de Pueblos Fumigados de BsAs, “Escuelas Rurales” fue una de las cinco comisiones de debate y reflexión que funcionaron. En medio de las muchas actividades que hubo nos hicimos un tiempito para conversar con Ana.

Leer completa “Las docentes rurales somos testigos directos del costo humano de este sistema basado en transgénicos y venenos.” Entrevista a Ana Zabaloy

 

 

No salimos lxs mismxs: De la Carpa al Parlamento Villero

El martes 26 de abril de 2016, a dos años de instalada la Carpa Villera, se presentó el libro “Las Voces de lxs Huelguistas. 53 días de acampe y huelga de hambre”. El libro recupera la experiencia de lucha que construyeron y mantuvieron las villeras y los villeros de la Ciudad de Buenos Aires. Sus exigencias la urbanización con radicación definitiva de todas las villas de la ciudad.ParlamentoVillero
En el acto, el espacio central fue el festejo de la dignidad cotidiana, de la dignidad luchada, de la dignidad construida. Festejo de quienes, solidaria y protagónicamente, participaron como huelguistas en la carpa.
Algunos compañeros y compañeras, militantes villeros, refirieron palabras a los más de doscientos asistentes. Palabras acompañadas por las de Adolfo Perez Esquivel, Premio Nobel de la Paz y del SERPAJ, y Norita Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora. Sara Hebe cerró el evento a puro festejo.

Leer completa por un parlamento villero

Política del Deseo

gutierrez aguilarEntrevista a Raquel Guitérrez Aguilar

Por Verónica Gago

El asesinato de la dirigente indígena y feminista Berta Cáceres en Honduras a manos del sicariato como represalia a su combate contra los proyectos extractivistas en la región dramatiza una escena de aleccionamiento por medio del terror. Al mismo tiempo, estas ofensivas del poder responden a un incremento de las luchas que hacen del territorio un campo de batalla en un sentido profundo: como espacio-tiempo de recursos comunitarios, políticos y naturales, capaz de mixturar nuevas formas de vida urbanas y rurales, cosmopolitas y comunitarias, con articulaciones de un regionalismo plebeyo y capaces de impacto global. Un prisma particular surge de leer América latina desde estas dinámicas, el cual complejiza los análisis que sólo ponen el acento en la suerte de los gobiernos y las contiendas electorales. En esta línea trabaja desde hace años Raquel Gutiérrez Aguilar, ex militante del EGTK (Ejército Guerrillero Tupac Katari) y activista en la Guerra del Agua (unas de las luchas emblemáticas contra el neoliberalismo a inicios del nuevo siglo) en Bolivia, filósofa y matemática, animadora de iniciativas autónomas en México y docente de la Benemérita Universidad de Puebla. Autora de varios libros sobre estas experiencias de lucha, que incluyen también una reflexión feminista sobre sus años como presa, ahora trabaja en un proyecto de largo aliento, que en tránsito de devenir título de su próximo libro puede sintetizarse así: ¿Qué es hacer política en femenino?

Leer completa: Política del Deseo – Entrevista a Raquel Gutiérrez Aguilar

Fuente: Página 12 – 18/03/2016

El consumo de agrotóxicos en Argentina aumenta continuamente

agrotoxicosPor Red de Médicos de Pueblos Fumigados

 

Durante la campaña 2012-2013 las ventas de agrotóxicos aumentaron un 16% en dólares. Como todos los años Argentina incrementó sus gastos en este rubro y alcanzó una facturación de 2.381 millones de u$s en el último período. 317 millones de kg/litros de pesticidas fue la cantidad aplicada a los campos del país.

La pujanza del negocio no nos preocuparía tanto si no se fumigaran con esta enorme cantidad de veneno  áreas de monocultivos intensivos donde viven más de 12 millones de personas. Estos mismos ciudadanos son expuestos todos los años, durante los mismos meses, a los mismos venenos, pero todos los años se aumenta la dosis de los mismos y paulatinamente se los mezcla con otros tóxicos más peligrosos aun.

En nuestros países el influjo político de las empresas de venenos como Monsanto, Bayer, Dupont, etc. posibilita la expansión del agronegocio, avanzando sobre los derechos al ambiente y a salud de millones de ciudadanos, desplazando campesinos, desmontando los bosques, concentrando la producción  y generando alimentos de muy mala calidad con crecientes residuos de agrotóxicos.

 

Leer completa El consumo de agrotóxicos en Argentina aumenta continuamente

Transgénicos en la Argentina: Un negocio atendido por sus dueños

empresasPor Darío Aranda

 

Un organismo clave en la autorización de transgénicos está dominado por las empresas del agro y por científicos vinculados al sector privado. Monsanto, Syngenta, Ledesma y Dow, entre otras corporaciones, se ubican a ambos lados del mostrador. Los conflictos de intereses y el Estado cómplice.

Conabia (Comisión Nacional de Biotencología), una lista de nombres, apellidos y pertenencia institucional. Aunque son integrantes de un espacio oficial, la información no provino de ninguna oficina de gobierno (que esconde los nombres), sino del sector privado. En la lista figuran 47 personas. De ellas depende, en gran medida, la aprobación de transgénicos en Argentina. Y, paradoja, 27 de ellas son de las mismas empresas que impulsan el modelo transgénico o de científicos con estrechos lazos con las mismas empresas.

Desde la aprobación de la soja RR con uso de glifosato en 1996, el accionar de la Conabia siempre fue blanco de denuncias por organizaciones sociales y científicos no vinculados al sector privado. Desde los Gobiernos siempre relativizaron la incidencia empresaria pero también siempre ocultaron la nomina de integrantes y nunca precisaron la forma de funcionamiento de la Comisión. Mucho menos hacen públicas las actas y la forma de aprobar los pedidos empresarios. La Conabia aprobó más de 30 eventos transgénicos de maíz, soja y algodón.

Leer completa Transgénicos en la Argentina. Un negocio atendido por sus dueños

A %d blogueros les gusta esto: