No salimos lxs mismxs: De la Carpa al Parlamento Villero

El martes 26 de abril de 2016, a dos años de instalada la Carpa Villera, se presentó el libro “Las Voces de lxs Huelguistas. 53 días de acampe y huelga de hambre”. El libro recupera la experiencia de lucha que construyeron y mantuvieron las villeras y los villeros de la Ciudad de Buenos Aires. Sus exigencias la urbanización con radicación definitiva de todas las villas de la ciudad.ParlamentoVillero
En el acto, el espacio central fue el festejo de la dignidad cotidiana, de la dignidad luchada, de la dignidad construida. Festejo de quienes, solidaria y protagónicamente, participaron como huelguistas en la carpa.
Algunos compañeros y compañeras, militantes villeros, refirieron palabras a los más de doscientos asistentes. Palabras acompañadas por las de Adolfo Perez Esquivel, Premio Nobel de la Paz y del SERPAJ, y Norita Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora. Sara Hebe cerró el evento a puro festejo.

Leer completa por un parlamento villero

Política del Deseo

gutierrez aguilarEntrevista a Raquel Guitérrez Aguilar

Por Verónica Gago

El asesinato de la dirigente indígena y feminista Berta Cáceres en Honduras a manos del sicariato como represalia a su combate contra los proyectos extractivistas en la región dramatiza una escena de aleccionamiento por medio del terror. Al mismo tiempo, estas ofensivas del poder responden a un incremento de las luchas que hacen del territorio un campo de batalla en un sentido profundo: como espacio-tiempo de recursos comunitarios, políticos y naturales, capaz de mixturar nuevas formas de vida urbanas y rurales, cosmopolitas y comunitarias, con articulaciones de un regionalismo plebeyo y capaces de impacto global. Un prisma particular surge de leer América latina desde estas dinámicas, el cual complejiza los análisis que sólo ponen el acento en la suerte de los gobiernos y las contiendas electorales. En esta línea trabaja desde hace años Raquel Gutiérrez Aguilar, ex militante del EGTK (Ejército Guerrillero Tupac Katari) y activista en la Guerra del Agua (unas de las luchas emblemáticas contra el neoliberalismo a inicios del nuevo siglo) en Bolivia, filósofa y matemática, animadora de iniciativas autónomas en México y docente de la Benemérita Universidad de Puebla. Autora de varios libros sobre estas experiencias de lucha, que incluyen también una reflexión feminista sobre sus años como presa, ahora trabaja en un proyecto de largo aliento, que en tránsito de devenir título de su próximo libro puede sintetizarse así: ¿Qué es hacer política en femenino?

Leer completa: Política del Deseo – Entrevista a Raquel Gutiérrez Aguilar

Fuente: Página 12 – 18/03/2016

El consumo de agrotóxicos en Argentina aumenta continuamente

agrotoxicosPor Red de Médicos de Pueblos Fumigados

 

Durante la campaña 2012-2013 las ventas de agrotóxicos aumentaron un 16% en dólares. Como todos los años Argentina incrementó sus gastos en este rubro y alcanzó una facturación de 2.381 millones de u$s en el último período. 317 millones de kg/litros de pesticidas fue la cantidad aplicada a los campos del país.

La pujanza del negocio no nos preocuparía tanto si no se fumigaran con esta enorme cantidad de veneno  áreas de monocultivos intensivos donde viven más de 12 millones de personas. Estos mismos ciudadanos son expuestos todos los años, durante los mismos meses, a los mismos venenos, pero todos los años se aumenta la dosis de los mismos y paulatinamente se los mezcla con otros tóxicos más peligrosos aun.

En nuestros países el influjo político de las empresas de venenos como Monsanto, Bayer, Dupont, etc. posibilita la expansión del agronegocio, avanzando sobre los derechos al ambiente y a salud de millones de ciudadanos, desplazando campesinos, desmontando los bosques, concentrando la producción  y generando alimentos de muy mala calidad con crecientes residuos de agrotóxicos.

 

Leer completa El consumo de agrotóxicos en Argentina aumenta continuamente

Transgénicos en la Argentina: Un negocio atendido por sus dueños

empresasPor Darío Aranda

 

Un organismo clave en la autorización de transgénicos está dominado por las empresas del agro y por científicos vinculados al sector privado. Monsanto, Syngenta, Ledesma y Dow, entre otras corporaciones, se ubican a ambos lados del mostrador. Los conflictos de intereses y el Estado cómplice.

Conabia (Comisión Nacional de Biotencología), una lista de nombres, apellidos y pertenencia institucional. Aunque son integrantes de un espacio oficial, la información no provino de ninguna oficina de gobierno (que esconde los nombres), sino del sector privado. En la lista figuran 47 personas. De ellas depende, en gran medida, la aprobación de transgénicos en Argentina. Y, paradoja, 27 de ellas son de las mismas empresas que impulsan el modelo transgénico o de científicos con estrechos lazos con las mismas empresas.

Desde la aprobación de la soja RR con uso de glifosato en 1996, el accionar de la Conabia siempre fue blanco de denuncias por organizaciones sociales y científicos no vinculados al sector privado. Desde los Gobiernos siempre relativizaron la incidencia empresaria pero también siempre ocultaron la nomina de integrantes y nunca precisaron la forma de funcionamiento de la Comisión. Mucho menos hacen públicas las actas y la forma de aprobar los pedidos empresarios. La Conabia aprobó más de 30 eventos transgénicos de maíz, soja y algodón.

Leer completa Transgénicos en la Argentina. Un negocio atendido por sus dueños

Sobre los finales del sueño: sombras en el resplandor de un mundo 24/7

dormir_trabajoPor Jonathan Crary

 

El interés en un pajarito que vuela 7 días y noches sin dormir cuando migra. El proyecto de una red de satélites para iluminar durante las noches. Las atrocidades de Guantánamo.

Apunten al sueño. Fuego!

“No queda una sola esfera significante o interludio en la existencia humana (con la excepción colosal del sueño) que no hayan sido penetrados o tomados como tiempo de trabajo, tiempo de consumo, o tiempo para el marketing.

En el paradigma conexionista del capitalismo contemporáneo se encuentra la mayor recompensa en la actividad, sin ninguna distinción clara entre lo personal (incluso lo placentero) y lo prefesional. “Hacer siempre algo, moverse, cambiar” (…)

El sueño, en su profunda inutilidad, su pasividad intrínseca, con su incalculable perdida de tiempo de producción, circulación y consumo, siempre chocará con las demandas de un universo 24/7 (“24hs los 7 días”) sin pausa, y será un lugar de crisis.”

 

Leer completo Sobre los finales del sueño: sombras en el resplandor de un mundo 24/7

La construcción del Enemigo: Jóvenes y Medios.

pibesRossana Reguillo

 

El análisis de la realidad se resiste hoy a las miradas unívocas y a las causalidades automáticas; lo político está en estrecha vinculación con los programas económicos del Estado, con la crisis de los mecanismos tradicionales de participación, con la emergencia de una sociedad, que aunque no de manera homogénea, desborda la capacidad de respuesta del Estado (…) En este contexto hay que pensar las manifestaciones de violencia creciente, que tampoco pueden aislarse de los impactos que tiene el desdibujamiento de las certezas y referencias compartidas en la sociedad. Violencias de distintos órdenes se han instalado en la vida cotidiana y no es sólo a través de los análisis estadísticos como mejor se pueden entender por un lado las formas de respuesta social a estas violencias y de otro lado, los dispositivos a través de los cuales se construye y se configura lo que podría denominarse “el imaginario del miedo”.

La indefensión experimentada como un dato cotidiano por los ciudadanos y ciudadanas, tanto frente a la impunidad de las autoridades o frente a su incapacidad para abatir los niveles de inseguridad, como frente a una violencia latente y amorfa cuyas fuentes no son objetivamente identificables, está dando paso a la reconfiguración de un discurso autoritario y a un incremento de los dispositivos de vigilancia y control en diferentes esferas de la vida social. Un discurso que engendra su propio orden y que se ofrece a sí mismo como discurso de la certidumbre y que se alimenta precisamente del miedo (al otro especialmente), de la duda y contribuye a erosionar el vínculo social.

Aquí interesa reflexionar en torno a los mecanismos que han convertido a los jóvenes, especialmente de los sectores populares, en los destinatarios de este autoritarismo que tiende a fijar en ellos de manera obsesiva los miedos, las incomprensiones, las inquietudes que provoca hoy la vulnerabilidad extrema en diversos órdenes de la sociedad.

¿Quién paga los platos rotos?

Leer completa: La construcción del Enemigo: Jóvenes y Medios.

Fuente: Viaducto Sur – blog de Rossana Reguillo

El periodismo según Monsanto

malcomidostapaPor Soledad Barruti

 

Cuidate —me dijo una científica cuando le conté lo que me había pasado—. La táctica de Monsanto es siempre la misma: primero intentan con la seducción, si no funciona te difaman y si seguís molestándolos, te demandan.

Hacía un mes que mi libro, Malcomidos, estaba en la calle: en 465 páginas dice Monsanto sólo 27 veces. Sobre la empresa en particular no cuenta nada que no se haya contado antes: que la compañía ingresó a nuestro país hace 50 años como una empresa de plásticos y que en 1996, aprovechando la plataforma menemista de ensordecimiento público, se consolidó para instalar su experimento de cultivos transgénicos a campo abierto y en la comida de todos. Que logró la aprobación de sus productos sin siquiera traducir sus estudios, cuando (salvo Estados Unidos) ningún otro país parecía querer abrirle la puerta. Que los dos caballitos de batalla de la producción transgénica que impulsaban se habían ido cayendo a fuerza de realidad: ni había menos hambrientos en el mundo (la cifra coquetea año a año entre los 800 y mil millones), ni los cultivos eran menos tóxicos que los no transgénicos (se usan cada vez más plaguicidas para trabajar esos campos por la resistencia que ganan las malezas e insectos). Para escribir eso no necesitaba una entrevista con Monsanto. Además, estaba segura de que no me la habrían dado. La empresa no da entrevistas salvo a medios y periodistas aliados.

Y sin embargo, el mensaje.

Hola Soledad. Quería contactarte y no encontré otro medio más que este. Trabajo en Monsanto. Me gustaría conversar con vos sobre transgénicos y agroquímicos. Intercambiar opiniones y fuentes. Simplemente eso. Muchas gracias” (…)

 

Leer completa  El periodismo según Monsanto

Fuente: Revista Anfibia – 05/02/2014

A %d blogueros les gusta esto: