Declaración de Derechos Campesinos

El viernes 28 de septiembre el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó la Declaración de Derechos Campesinos, un logro histórico para las organizaciones campesinas de todo el mundo que venían trabajando desde hace años en ella.

MNCIdeclaracioncampesinas

La Vía Campesina, organización internacional que agrupa a 182 organizaciones campesinas de 81 países dijo: “La Declaración establecerá un nuevo estándar para los derechos humanos. La misma promueve la soberanía alimentaria y apoya el desarrollo y la implementación de políticas socioeconómicas que mejorarán el sistema alimentario y agrícola, como resultado allanará el camino para la creación de políticas públicas a favor de lxs campesinxs y lxs trabajadorxs rurales en países donde tales políticas no existen. La Declaración de la ONU se convertirá en una herramienta política para mejorar aún más las políticas existentes y dar una voz internacional a millones de comunidades campesinas y trabajadorxs rurales”.

Descargar el texto de la Declaración de Derechos Campesinos

Anuncios

En vez de “extractivismo” prefiero hablar de “sociedad extractiva”

11

En medio del invierno neoliberal cuesta permitirse y tomarse el tiempo de pensar. La batahola de despidos, clausuras, marchas, denuncias y violencias de todo tipo nos tiene atajando penales, y la reflexión del tiempo que nos toca vivir (con el cuerpo, con intuiciones y balbuceos) se hace difícil. Pasan cosas.

Por eso el taller de 3 días que lxs compas de la Red de Técnicxs por la Agroecología del Litoral nos convidaron a compartir con Raúl Zibechi fue un oasis. Muchxs pudimos conocernos, y a partir de ahí compartirnos andares, desafíos, puntos ciegos, logros y desvelos; todo mechado con mate y rica comida en un lugar natural, que agotados el frío y la lluvia, se reveló en toda su hermosura.

Lxs que andamos la noche para encontrar la mañana, tenemos enormes desafíos frente a la opresión y el saqueo. A veces andamos a tientas tratando de encontrarle forma a un monstruo de mil caras; que puede ser brutal y también sutil; que nos cubre como el cielo o se nos juega en los pliegues de lo íntimo. Peleamos por defender la vida y liberarla. No la tenemos fácil, pero somos un mar de fuegos en camino.

Cuando la noche es más oscura… ¿qué viene?

Antes del último almuerzo nos hicimos un ratito para conversar con Raúl.

Leer completa:  En vez de “extractivismo” prefiero hablar de “sociedad extractiva”

 

Claudia y Gassim ¡Las Vidas negras importan! Nuestras Vidas importan…

806120073_124005

Claudia llega contenta,  es la última entrevista del día. Está cansada, sin embargo sus ojos son de gratitud y el cansancio se desdibuja en su sonrisa. La noche anterior durmió en la casa de una amiga en capital para llegar a horario y no perder ninguna de las oportunidades para hablar sobre la detención de su compañero que, sin pruebas contundentes,  hace más de diez meses está detenido en Mendoza esperando que la justicia defina su situación. A Gassimou Barry se lo acusa del asesinato de una mujer, Florencia Peralta, por el hecho de haber encontrado el celular de la víctima. El principal sospechoso es Damián Ortega, ex pareja de Peralta, quien la hostigaba constantemente.

Claudia empieza a hablar de racismo estructural, de lo que es ser negra en la Argentina. De  cómo la policía y la justicia tratan les cuerpxs negrxs y migrantes, y de las luchas históricas y presentes contra la limpieza étnica y cultural.

Hacía poco que Claudia se había mudado de Mendoza a zona sur  de Buenos Aires para ayudar a su madre, luego de dos operaciones de cáncer de mama, cuando su vida cambió radicalmente. Eran las 12 de la noche cuando la llamaron desde Rosario, para decirle que Gassim estaba detenido.

“Sin saber bien qué hacer, agarré mis documentos, algo de ropa y salí a tomar un colectivo a las 2 de la mañana para encontrarme con los abogados que me muestran la noticia por el periódico virtual La Capital, con Gassim esposado, acusado de un asesinato, y yo gritando que era una “perejiliada”, y ellos me llevan a visitar a Gassim a la comisaria, él me recuerda del famoso celular que se encontró…”

“Aún en el camino, sentí la angustia de no saber lo que había pasado y porqué mi esposo estaba preso. Imaginé que todo se iba a resolver rápidamente, y que volveríamos juntos a Buenos Aires para seguir con el tratamiento de fertilidad. Hace meses que veníamos intentando quedar embarazadxs.”

Al llegar a San Rafael, Claudia se encontró con la impunidad de un Estado racista. “La detención injustificada de Gassim, el ninguneo de la justicia y  la exposición en los medios de comunicación hicieron que me sintiera indefensa frente a un monstruo. Tuve miedo. Miedo por mi y por él”.

Claudia y Gassim  comparten el mismo dolor. La policía y una justicia racista lxs habían condenado a ambxs. Él, privado de su libertad; ella, privada de su compañero y arrebatada su cotidianeidad. “Me  sentí  una nada”, confesó.

De vuelta en Buenos Aires, Claudia desistió de la carrera que estaba cursando porque “los tiempos” no se lo permitieron.  Tuvo que trabajar más. Sola, sin la ayuda de Gassim, todo era más difícil. Los costos económicos se habían incrementado: los viajes para ir a visitarlo, las provisiones y los costos con el local dónde laburaban. En un corto período de silencio, Claudia toma aire y descarga: “Me extraño a mi misma…”

Como docente, ella encuentra en la música y en la danza las fuerzas para seguir todos los días. Sin embargo, la distancia no ayuda. Diez meses de vínculo prácticamente por mensajes de texto. La espera, las dudas y la ausencia en los momentos más difíciles se vuelven parte de su vida.

Buscando encontrarse, divide sus tiempos entre los cuidados de su madre enferma a quien define como “una guerrera de fierro”, los contactos constantes con la familia de Gassim en África –intentando explicarles, traductor web mediante, qué es “prisión domiciliaria”, por ejemplo– y  la contención a su esposo que, al borde de la desesperación, ya planteó la posibilidad de quitarse la vida.

“Es todo muy difícil, pero yo lo estoy esperando… y estoy luchando todos los días.” De uno de sus tantos bolsos saca un termo y nos convida una infusión que preparó para combatir el frío.

Versión pdf: Claudia y Gassim

“Estamos intentando crear un futuro sin veneno”

Conversamos con Vandana Shiva, una de las referentes más importantes del Ecofeminismo. En ese diálogo podemos hallar pistas para comprender nuestra coyuntura actual.

vandana-shiva-baja

La semana pasada varios Ministros de nuestra Nación promocionaron las Buenas Prácticas Agrícolas. El Estado aparece allí no sólo como el garante del agronegocio a través legislaciones e infraestructura, sino en la disputa misma del sentido de verdad. No existen las buenas prácticas agrícolas donde se utilizan venenos. No son fitosanitarios, son agrotóxicos y enferman a la población.

“Lo que vemos en este siglo, en que los agrotóxicos están presentes, es ecocídio y  genocidio… El capitalismo y el patriarcado declararon que las mujeres sean pasivas y que la naturaleza muera… en toda su violencia contra la naturaleza; contra lxs científicxs; contra lxs campesinxs y  contra la democracia.

Es sólo en los últimos veinte años de globalización y neoliberalismo que podemos ver la concentración del poder de las corporaciones con el poder del Estado.

Y esta guerra que fue declarada en contra de Argentina a través del Round-up, el Glifosato y la soja transgénica es la batalla reciente y yo sé que ustedes la van a ganar, porque ustedes se están organizando”

Leer completa Estamos intentando crear un futuro sin veneno

“Quién tiene alimentos de calidad tiene poder”

chueca-1

Cada bocado de verdura que comemos en la ciudad depende del trabajo de lxs quinterxs que cultivan en los cordones hortícolas de las periferias. Son miles de familias que producen en larguísimas jornadas sobre pequeñas parcelas de tierra, alquiladas a precios exorbitantes y donde viven con enorme precariedad. A merced de intermediarios que mal pagan. Expuestxs a los agrotóxicos que el modelo agroindustrial impone. Marginadxs de las políticas oficiales y ninguneadxs cada vez que alguien dice “campo”.

En medio de tanta explotación la Unión de Trabajadorxs de la Tierra (UTT) viene haciendo un trabajo enorme de organización para soltar amarras de este sistema perverso: al tiempo que se reclaman políticas públicas para el sector de la agricultura familiar, abren nuevos canales de comercialización, presentan iniciativas legislativas para acceder a la tierra, articulan con organizaciones de la ciudad, y también avanzan en el cambio productivo de la mano de la agroecología.

En ese camino realizaron el 1er Encuentro Nacional de Agroecología de la UTT. Fueron 3 intensos días de formación e intercambio junto a Jairo Restrepo; donde participaron cerca de 100 compañerxs de distintas provincias y bases de la UTT. En un descanso de las actividades nos hicimos un tiempo para conversar con Javier Scheibengraf que coordina la parte técnica de la organización.

“El aborto es soberanía sobre nuestros cuerpos”

Conversamos con Yamila, Martina y Andrea, integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Campaña-x-aborto

Cada año cientos de miles de mujeres deciden interrumpir sus embarazos. No importa lo que las leyes digan, es más fuerte el deseo de decidir cómo cuándo dónde y con quién ser madres. En Argentina no tenemos aborto legal, seguro y gratuito, y las condiciones en que esas miles de mujeres abortan están plagadas de riesgos y violencias, que en el caso de las mujeres pobres se amplifican al punto de poder llevarnos a la muerte. La falta de este derecho pone en riesgo nuestra salud: entre muchas otras cosas, las complicaciones a partir de abortos clandestinos constituyen la principal causa de muerte de mujeres gestantes en Argentina. Este dato debería hacernos encender alarmas como sociedad. Sin embargo el debate legislativo que permitiría despejar los caminos para que las mujeres podamos asumir con plenitud la soberanía sobre nuestros cuerpos (y de paso dejar de morir) hasta ahora brilla por su ausencia.

¿Quién de nosotrxs no pasó por un aborto o vivió alguno de cerca? Nosotrxs mismxs, amigxs, familiares, compañerxs…  pero pasa que al derecho a decidir si continuar o no con un embarazo lo han contaminado con todo tipo de prejuicios, tabúes, mitos y silencios que saltan en cualquier conversación al respecto. No es casual, y en mantener este status quo hay empeñadas fuerzas poderosas. El silencio es su aliado, por eso para poder cortar este hilo de sangre que produce tanto daño, nuestra sociedad necesita terminar de salir del closet con relación al aborto: varones y mujeres, a todxs nos toca y tenemos que hacernos cargo.

Desde el corazón del movimiento de mujeres hay una marea verde que no para de crecer; que en tres simples consignas hace temblar todo un sistema, y que está decidida a que las mujeres podamos decidir sobre nuestros cuerpos. Su potencia es inobjetable, y su andar hace cada vez más difícil el silencio de la enorme mayoría de nuestra clase política.

Leer completa El aborto es soberanía sobre nuestros cuerpos

“Somos defensores del agua, de nuestra agua”

Conversamos con Carolina y José de la Asamblea Jáchal No Se Toca.

jachal

Aunque parezca mentira, el agua que tomamos cada día y sostiene nuestras vidas no viene de las canillas de nuestras casas. Esa valiosísima agua dulce, potable y disponible, que es apenas el 0,007% del total del agua del mundo, muchas veces recorre muchos kilómetros para saciar nuestra sed. Una parte grande desciende de los glaciares cordilleranos nutriendo tierras, cultivos, personas, y también historias y culturas. Siempre fue así. Pero hoy el agua y la vida que sustenta están bajo amenaza.

De entre muchos emprendimientos megamineros, Veladero de la empresa Barrick Gold, en el departamento de Iglesia, en la provincia de San Juan, consume 110 litros de agua por segundo, 9,5 millones de litros diarios que en vez de sustentar los ciclos de la vida, van a mezclarse con cianuro para extraer oro de millones de toneladas de roca en que son convertidos cerros enteros a pura dinamita. Ese oro en su enorme mayoría va a volver a enterrarse en bóvedas, para que los ricos del mundo puedan seguir sosteniendo su condición de “ricos”. A contramano del sentido común más elemental se anuncia la modificación de la Ley de Glaciares para hacerle lugar a nuevos emprendimientos mineros ahí donde el agua nace. ¿Con qué vaselina han sido capaces de meter adentro de “progreso” una actividad así? ¿Qué márgen hay para adjetivarla como “sustentable”?

No obstante, ahí mismo donde esta locura se desarrolla, hay otra locura en curso: un grupo de vecinas y vecinos, que se hace llamar Asamblea Jáchal No Se Toca, se organiza contra el saqueo, y sostiene ininterrumpidamente (día y noche, desde hace 2 años) una carpa (azul) en la Plaza de la ciudad para un diálogo permanente con la población. ¿Qué significa ser guardianes del agua? una posible respuesta, en boca de la gente más sencilla, está ahí adentro…
Leer Completa la Entrevista a la Asamblea Jáchal No Se Toca: “Somos defensores del agua, de nuestra agua”